Localización Geográfica

Pozo Estrecho se encuentra situado a 37º 42’ 44’’ latitud norte, 0º 59’ 36’’ latitud oeste; en el centro mismo de la comarca geográfica del Campo de Cartagena, al sur de la Región de Murcia (España), y a escasos 10 Km. de la costa del mar Mediterráneo y del Mar Menor.

Actualmente es una diputación perteneciente al término municipal de Cartagena, de la que dista unos 12 Km., siendo su superficie de 20 km2 , aunque hasta finales de S. XIX tuvo Ayuntamiento propio y una extensión mucho mayor. El censo lo componen más de 5.000 habitantes.

La topografía del territorio es prácticamente llana, ligeramente basculada en dirección oeste-este, con altitudes que oscilan entre los 65 m. y los 45 m. El clima es cálido, con escasez de lluvias, caluroso en verano y muy agradable en invierno.

Campo de Cartagena Sus fértiles tierras las atraviesa la Rambla de El Albujón, que desemboca en el Mar Menor, y están regadas por las aguas del Trasvase Tajo-Segura, que han convertido a la zona en la verdadera Huerta de Europa, por los abundantes cultivos de verduras, hortalizas y frutales de todo tipo que se dirigen a la exportación. La economía está basada en la moderna agricultura, la industria (agroalimentaria y del metal), los servicios, la construcción y el transporte.

Pozo Estrecho, gracias a la Autovía Murcia – Cartagena, se encuentra magníficamente comunicado con Andalucía, Alicante, Valencia, Albacete, Madrid, etc. Así mismo, tiene una estación de ferrocarril: La Palma – Pozo Estrecho y se encuentra a pocos kilómetros del Aeropuerto de San Javier.

 

 Historia.

El primer documento escrito en el que aparece el nombre de Pozo Estrecho data de 1515, se trata de un reparto de tierras para el ganado. Esto une el origen de la localidad a aquel pozo estrecho, verdadero oasis en pleno Campo de Cartagena.

Sin embargo, recientes descubrimientos arqueológicos constatan en la zona la existencia de un anterior poblamiento árabe y, más antigua aún, de una importante presencia romana en varias villas. No es de extrañar la presencia de estas civilizaciones dada la cercanía de la milenaria ciudad de Cartagena, del Mar Menor y del Mar Mediterráneo, así como de la bondad del clima y de las tierras.

Tras muchos años de reivindicación, en enero de 1699 se constituyó la Parroquia de San Fulgencio de Pozo Estrecho, que comprendía una amplísima zona del Campo de Cartagena, segregándose de la, hasta entonces única, parroquia de Cartagena. Aquel fue un acontecimiento de gran trascendencia que puso las bases del futuro término municipal de Pozo Estrecho.

Aquellos últimos años del S. XVII fueron el despertar de la conciencia de los vecinos del Campo de Cartagena, cuyo número había aumentado gracias a las roturaciones de los campos. Fue en 1683 cuando más de quinientos vecinos del campo se presentaron armados en la ciudad para protestar contra los excesivos impuestos y para exigir una representación de sus intereses en el consistorio cartagenero.

En 1708, según el padrón realizado por el párroco D. Sebastián Mellado, en Pozo Estrecho había 303 vecinos y más de 1300 habitantes, cifra muy importante para la época.

De 1750 datan los primeros testimonios de la Cofradía del Santísimo Sacramento (Archicofradía a partir de 1758), y de 1790 la Cofradía de las Bendítas Animas. Entre las actividades de sus cofrades estaban las de organizar desfiles procesionales.

En 1755, por orden del Cardenal Belluga, se crea en Pozo Estrecho el Monte Pío Frumentario, una mezcla de granero público y de organismo crediciticio y benefactor, que abastecía de grano a los agricultores y financiaba la asistencia sanitaria de la zona.Ampliar

El 30 de mayo de 1813, estando vigente la Constitución de 1812, se constituyó el primer Ayuntamiento de Pozo Estrecho. Fue su primer alcalde D. José Rosique Carrión. Aquélla festividad se conmemora todos los años como el “Día del Pueblo Galileo”.

Fue entonces cuando cristalizó el liderazgo social, religioso, económico y cultural de Pozo Estrecho, cabecera de un municipio que competía en territorio con el de Cartagena y que incluía a otras localidades: El Albujón, Santa Ana, Miranda, Las Lomas, La Mina, La Aljorra, La Magdalena, Los Puertos, El Plan…

Con la vuelta del Absolutismo y la derogación de la Constitución, el Ayuntamiento fue suprimido, sus dirigentes perseguidos y Pozo Estrecho incorporado a la fuerza a Cartagena. El 25 de mayo de 1866, los vecinos escribieron una carta a la Reina Isabel II, pidiendo la segregación de la Cartagena y denunciando el abandono en que la ciudad tiene a quienes explota con grandes impuestos. En aquel entonces, según demuestran los vecinos, de los 9355 municipios de España, 8667 tienen menor vecindario que Pozo Estrecho, 551 son de la misma categoría, y únicamente 137 son de otra mayor, teniéndose en cuenta que aquí no hay población flotante, y que toda ella es permanente, agrícola, productiva…, pero finalmente no se consiguió. Desde entonces, el pueblo nunca ha renunciado a su vocación municipalista.

Pese a que no se consiguió recuperar el titulo de Villa, en Pozo Estrecho siguieron floreciendo todo tipo de manifestaciones culturales, sobre todo las musicales y las teatrales.

En diciembre de 1816 se aprueba la licencia de un Mesón y Casa Posada que había construido D. Asensio Conesa Rosique, con el fin de servir a los viajeros, ya que Pozo Estrecho era parada y tránsito para ir a Murcia y Orihuela.

En 1817 se crea la Archicofradía de la Santísima Virgen del Rosario, siendo párroco D. Domingo Lardín y su capellán, Don Antonio Pedreño y Saura. Entre sus actividades destaca la potenciación de la Hermandad de Auroros, que aún hoy día siguen recorriendo las casas en las noches de sábado del mes de octubre, cantando las tradicionales coplas de la Aurora.

Ya en 1850 había en el casco urbano más de 200 casas y un total de 4.500 habitantes en todo su término (La Rambla, La Mina, Santa Ana, Los Barberos, Miranda, El Albujón y La Aljorra), una escuela de instrucción primaria concurrida por 50 niños, varios pozos y algibes, y producción del trigo, cebada, vino, aceite, barrilla, esparto, higos, almendras, ganado lanar, liebres y perdices.

Teatro Antiguo de la Sociedad Filantrópico Recreativa Los últimos años del S. XIX suponen, además, el afianzamiento de las dos grandes tradiciones culturales de Pozo Estrecho: La música y el teatro. En 1860 se inaugura el Teatro de la Sociedad Filantrópico Recreativa, que desarrollará la intensa vida cultural de la zona, promoviendo conciertos, zarzuelas y representaciones teatrales. En 1893 se institucionaliza la tradición musical con la fundación de la Sociedad Artístico Musical Santa Cecilia, que hoy día, con su Banda y su Escuela de Música es la mejor embajadora cultural de Pozo Estrecho.

La propia reina Isabel II inauguró en 1862 la línea de ferrocarril Murcia – Cartagena, y a su paso por Pozo Estrecho acudieron los vecinos y vecinas vistiendo sus mejores galas. Aquel fue todo un acontecimiento, que trajo profundas cambios sociales, económicos y culturales.

En 1873 se produce la sublevación del Cantón de Cartagena. Durante un periodo de tiempo, el ayuntamiento de la ciudad celebró sus plenos en Pozo Estrecho. Seguramente por ello y por la tradicional vida cultural de la localidad, se le empezó a llamar a este pueblo “La Corte del Campo”.

Sede antigua de la Caja Rural En 1900, gracias al capital aportado por la Banda Santa Cecilia, se funda la Caja Rural de Ahorros y Montepío Agrícola de Pozo Estrecho, una institución pionera en la Comarca y en la Región que nació gracias a la iniciativa de D. Alfonso L. Carrión . Hace unos años se fusionó con la Caja Rural de Almería, a la que le ha dado una antigüedad de cien años (cuya efemérides próximamente celebrará).

Sede nueva de la Caja Rural de Almería En mayo de 1901, aquel ilustre y genial galileo, intelectual liberal, músico e inventor, D. Alfonso L. Carrión, fundó y dirigió el periódico “LA TIERRA”, que después se convertiría en un diario muy influyente en toda la comarca y en la ciudad de Cartagena. Era el “Organo de las diputaciones rurales del ayuntamiento de Cartagena. Revista de Ciencias, Artes Agricultura y Comercio. Noticias generales, política, administración…”

En diciembre de 1905 se publica en Pozo Estrecho el primer número del semanario “La Voz del Campo”, impreso en la tipografía galilea de Juan Díaz Martínez, y siendo el administrador D. L. Galindo.

El 16 de julio de 1910 se estableció la Cofradía de la Virgen del Carmen, entre sus iniciativas, a parte de las procesiones, hay que destacar la creación de las primeras fiestas de mayo, en las que había carreras de cintas, procesiones, conciertos de la “Banda Municipal de Pozo Estrecho”, y verbenas, a parte de numeroso actos religiosos.

Plaza de Rivera En mayo de 1925, la Unión de Vecinos del Campo, presidida por el galileo D. José Inglés Guerrero, convoca y reúne en Pozo Estrecho a más de 6.000 agricultores de la comarca, incluyendo a sus alcaldes, en una manifestación histórica en la que se pedía “agua para los campos sedientos”. Fué en la Plaza del antiguo Casino (Plaza de Rivera) y tuvo una gran repercusión nacional. Unos años antes, la Unión de Vecinos del Campo había convocado una concentración similar para luchar contra el caciquismo.

En 1930 el pueblo de Pozo Estrecho tenía 2.200 habitantes y las siguientes Instituciones: “Asociación de Labradores”, “El Tiro Nacional”, “Fomento Agrícola”, “Sociedad Obrera de Socorros Mutuos”, “Sociedad Obrera Socialista”, “Asociación de Obreros de Oficios Varios”, “Sociedad Filantrópico Recreativa”, “Juvenia Fútbol Club”, etc.

De aquélla época data el censo de los caseríos y parajes de Pozo Estrecho: Los Sánchez, Lo Tacón, La Loma, Casas Nuevas, Los Navarros, Los Carriones, Los Aparicios, Los Damianes, Los Tropeles, La Rambla, Molino Tio Angel, Los Fermines, Garrofa, Los Zagales, Casas del Pilalo, Casas del Rizao, Huerta Aycardo, El Casis, La Ceña, Los Pintados, La Arboleda, Los Roses, Los Cánovas, El Charco, Lo Molina, Casa de la Viña, El Bosque, Los Celdranes, Lo Ponce, La Molineta, Los Marines, Casa del Tío Serrano, Torre Eloísa, Huerto del Sacristán, Casas de la Fábrica, Casa de Ureña, La Cerca, Molino de Mínguez, Pozo Nuevo, Casa del Tio Amaro, Lo Morago, Huerta del Tio Zarras, Huerta del Pequeño, Hacienda el Macho, La Cabaña, El Higueral, Casa Imbernón, Hacienda del Pache, Cuatro Caminos, Torre Tudela, Los Gorriones, Casas de Matías El Gallo, Villa Gregoria, Hacienda de Abajo, Huerto de Pencho, El Curro, Casa Grande, Casa de Mingo Sánchez, Huerta de Juan Ros, Casa de Salvador Inglés, La Gallina, Casa de Llobregat, Casa de Martín Vidal, Molino Gertrudis, Lo Cano, Paño Fino, Huerto de Belda, Los Vinagres, Torre Nueva, Molino Cacholo, Carretera de la Estación y Carretera de los Pilalos.

En 1960 se publica por primera vez la revista “LUZ” , promovida por la parroquia y con carácter mensual, fue un interesante medio de comunicación y reflexión local.

En 1961 se construye el Salón Parroquial, gracias a la iniciativa de la parroquia y de los jóvenes de la localidad. Hasta la construcción del Centro Cívico (1990), el salón parroquial será el reflejo del empuje de la juventud de los años 60, y constituirá el eje lúdico y cultural de Pozo Estrecho y, gracias a su flamante escenario, hará una especial promoción del teatro.

En 1968 se funda la Asociación de Vecinos de Pozo Estrecho, a instancias, entre otros, de D. Francisco Belmonte García y D. Antonio Campos Saura. Desde el principio cumplió con sus objetivos de representar y defender los intereses de los vecinos ante la administración, así como de organizar todo tipo de iniciativas sociales y culturales, promoviendo la participación ciudadana y velando por el bienestar y el progreso de Pozo Estrecho hasta el día de hoy. En noviembre de 1998 se celebraron los actos del Treinta Aniversario.

En 1970, gracias a los vecinos del lugar y al Centro de Iniciativas y Turismo, se crea en Pozo Estrecho el Museo Etnográfico del Campo de Cartagena, iniciativa pionera en la Comarca y que, lamentablemente, no contó con el apoyo económico de las autoridades municipales, habiendo de cerrar años más tarde. Era una magnífica exposición situada en el caserón de Villa Carmina y su Bodega, en la que se podían observar los trajes típicos del Campo de Cartagena, su proceso de confección, herramientas antiguas de labranza, útiles de varios oficios, cerámica y artesanía del campo, enseres cotidianos, muebles antiguos de la zona, y hasta un antiquísimo telar. En la actualidad, su reapertura es uno de los proyectos pendientes de la localidad.

En enero de 1987, la Comisión de Cultura y Juventud de la A. de Vecinos, con el título de “Crónica de Pozo Estrecho”, organizó una gran exposición histórica y etnográfica en Villa Carmina, en la que se expusieron fotografías, enseres, revistas y documentos antiguos de la localidad. Así mismo, se organizó una conferencia y posterior mesa redonda, impartida por Francisco Velasco. Todo ello contribuyó a encender la llama de la recuperación de un pasado histórico que debía ser conocido para afrontar mejor el futuro de este pueblo.

En 1988 la Asociación de Vecinos crea las Fiestas de Primavera, que bajo el lema de “Fiestas del Campo, Vino y Flores”, se han venido haciendo hasta hoy día en la última semana de mayo. Fue también una iniciativa de la Comisión de Cultura y Juventud de la AA.VV., que consiguió dar forma a unas fiestas nuevas, en época climatológica más propicia que las patronales (en enero) y en las que se conjugaban al aire libre las verbenas y los actos lúdicos con numerosos actos de gran importancia cultural. Se establecieron barracas por parte de algunas peñas (Los Sagales, Los Cuarentones, La Yerbera…) y por la Asociación de Ganaderos y Agricultores, el Ayuntamiento de Cartagena, la Consejería de Agricultura de la Región y la propia Asociación de Vecinos.

En 1990, tras años de reivindicación de un local social para la Asociación de Vecinos, se inauguró el Centro Cívico, local socio cultural que construyó la Consejería de Agricultura de la Comunidad Autónoma, dentro de las obras complementarias del Trasvase Tajo Segura. Desde entonces ha sido el epicentro cultural y asociativo de la localidad. Ese mismo año, dentro de las Fiestas del Campo, Vino y Flores, la Asociación de Vecinos instituyó el Concurso Nacional de Composición Musical de Pasodobles “Villa de Pozo Estrecho”.

En 1993 se celebró el I Centenario de la Sociedad Artístico Musical “Santa Cecilia” de Pozo Estrecho. Durante todo un año, gracias a la incansable comisión organizadora, se celebraron multitud de conciertos de las mejores bandas y orquestas, exposiciones, conferencias y mesas redondas. Dentro de los Actos de Clausura se rotuló una plaza como Plaza del Centenario, en conmemoración de tal efemérides.

En octubre de 1999 comenzó a funcionar el Centro de Secundaria de Pozo Estrecho, perteneciente al Instituto de Enseñanza Secundaria Carthago Spartaria. Tras dos años de intensa lucha reivindicativa por parte de la Asociación de Vecinos y de la Asociación de Padres de Alumnos, se consiguió seguir avanzando en la oferta educativa de la localidad.

Desde enero de 1999 a enero de 2000 se ha celebrado el III Centenario de la Parroquia de San Fulgencio, otra efemérides que se ha conmemorado por todo lo alto con numerosos actos culturales, festivos y religiosos, que han tenido repercusión en toda la Región y fuera de ella: en La Rioja, en Cáceres y en Alicante, con la presencia en varios de los actos de las autoridades y los vecinos de Galilea, Berzocana y San Fulgencio. Uno de los frutos más importantes del III Centenario ha sido la publicación del libro “Pozo Estrecho, Bajo la Campana Parroquial”.

 

Himno de Pozo Estrecho.

Letra: D. Carlos Fuentes Peñafiel
Música: D. Pedro Soriano Guerrero

 

Pozo Estrecho bienamado,
novio de la primavera;
Dios te salve, Pozo Estrecho.
Aquí vi mi luz primera.

Pregonero de paz, de fe y de mieles,
hermano de la luz cartagenera;
bendito, bienamado y biennacido,
padre pueblo, de trino y sementera.

Eres viento de aliento y de trigales.
Campañero perpétuo de la luna.
Surco fértil de hombrías y de afanes,
manatial de honradez y de ternura.

Pozo Estrecho, viejo lecho,
donde duerme nuestra raza;
hueles a madre, y el pecho
se nos torna recienhecho,
Pozo Estrecho, en tu mirada.

Apacientas tus hijos y tus panes
y tus vinos de fuerte llamarada
a la sombra rotunda de tu torre
donde el Santo Fulgencio nos ampara.

¡Morir en tus orillas, pueblo nuestro,
galilea venturosa de nuestra alma,
y renacer de nuevo en una espiga
a la sombra candeal de tu campana…!

Pozo Estrecho bienamado,
novio de la primavera;
Dios te salve, Pozo Estrecho.
Aquí vi mi luz primera.